Autoridades de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps-Agua de Quito), la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas de Quito y la Secretaría de Ambiente, recorrieron las instalaciones de la planta de tratamiento de aguas residuales Quitumbe, ubicada al sur de la ciudad.  Con un trabajo enfocado en el desarrollo sostenible y la economía circular,  el objetivo de la visita fue analizar la factibilidad del uso del agua depurada para regar viveros,  parques y utilizar en piletas.

El gerente general de la Epmaps, Luis Medina, dijo que es muy importante trabajar de la mano con las empresas que forman parte del Municipio de Quito. “Como empresa de Agua Potable, y bajo la dirección del señor Alcalde, doctor Jorge Yunda Machado, trabajamos para cristalizar los proyectos, en este caso con la reutilización de las aguas tratadas”, agregó.

La planta de tratamiento de aguas residuales Quitumbe, beneficia a más de 75 mil habitantes de 11 barrios del sur de la capital y actualmente da un servicio de tratamiento de agua residual promedio del 2%, tiene capacidad para tratar un caudal de 108 litros por segundo de aguas residuales que son interceptadas a través de un emisario de 930 metros de longitud (tubería de descarga) y de un micro túnel.

Esta planta de tratamiento brinda el servicio de depuración de sus aguas residuales a los siguientes barrios: Manuelita Sáenz, San Alfonso, Nuevos Horizontes, Los Cóndores, Los Arrayanes, San Francisco del Sur, Martha Bucaram de Roldós, La Ecuatoriana, Las Orquídeas, La Concordia y Ninallacta.

El compromiso de Agua de Quito, y de todo su personal, es trabajar ininterrumpidamente en el Distrito Metropolitano de Quito, y en este caso principalmente recuperar ambientalmente el río Machángara a través de la entrega de aguas depuradas a la Quebrada Shanshayacu, una de sus principales afluentes.

Menú
error: Content is protected !!