Este jueves 17 de septiembre de 2020, varios concejales acompañados por el gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps-Agua de Quito), Luis Medina, visitaron el proyecto Ramal Chalpi Grande – Papallacta, que tiene como objetivo la dotación de agua a más de 500 mil quiteños.

“Este es un proyecto emblemático para dotar de agua potable con responsabilidad social al Distrito Metropolitano de Quito y garantizar la vida a través del líquido vital. Esta obra es sustentable y sostenida, aprovechamos de la infraestructura y la capacidad hidráulica para generar 7.66 megavatios”, señaló el ingeniero Luis Medina.

Medina recalcó que con este proyecto en una primera etapa se beneficiarán alrededor de 177 mil moradores de las parroquias de Pifo, Tababela, Yaruquí, el Quinche y Guayllabamba. En una segunda etapa se beneficiará al sector de Calderón.

Después de recorrer el proyecto, la concejala Gissela Chalá dijo que “nos vamos contentos porque podremos dar respuestas. Uno de los ejercicios que tiene la municipalidad es poder dar respuestas con enfoque en derechos y esto significa que podremos dar la cobertura a una necesidad básica y vital que es el agua potable y que se garantiza hasta el 2050”.

 Asimismo, la concejala Brith Vaca, expresó su agrado por el trabajo que se está realizando en el proyecto ya que añadió que el aprendizaje que nos ha dejado la pandemia, es repensar sobre el uso del agua. “La municipalidad tiene la responsabilidad de seguir cuidando el líquido vital. Estoy impresionada que cuando hay responsabilidad con el ambiente, se pueden hacer obras que requiere la ciudad con el menor impacto hacia la naturaleza y el ambiente”, sentenció.

Por su parte, el concejal Juan Carlos Fiallo opinó que es un proyecto fundamental y sirve para dotar de agua a la zona de los valles nororientales y después vendrá otro ramal que alimente las zonas del distrito norte.

Este proyecto hasta el momento tiene un avance del 90 % y beneficiará principalmente a las zonas de Calderón y San Antonio de Pichincha, a más de las parroquias: Cumbayá, Tumbaco, Puembo, Pifo, Tababela, Checa, Yaruquí, El Quinche y Guayllabamba.

Además, con la finalidad de optimizar el uso de las aguas del río Chalpi Grande, se determinó la conveniencia de realizar un aprovechamiento hidroeléctrico en el tramo medio de la conducción y ubicar una central con una potencia instalada de 7,6 MW con 2 turbinas Pelton.

Menú
error: Content is protected !!