CERTIFICACIONES NACIONALES E INTERNACIONALES AVALAN LA CALIDAD DEL AGUA DE QUITO

¿Sabías que el agua de Quito se puede beber directamente de la llave? Sí, esto es posible gracias a los altos estándares de control de calidad que la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (EPMAPS-Agua de Quito) aplica en todo el proceso de producción, desde las fuentes hasta el ingreso a los hogares.

La vigilancia de la calidad del agua de Quito está avalada por organismos nacionales e internacionales. El Servicio Ecuatoriano de Normalización INEN evalúa periódicamente el cumplimiento de la Norma Técnica Ecuatoriana INEN 1108 y, tras una minuciosa verificación, en diciembre de 2015, reconoció a EPMAPS como la primera empresa del sector en cumplir los 69 parámetro de la norma y le otorgó el Sello de Calidad INEN.

El certificado tiene una duración de tres años por lo que en 2018 Agua de Quito se sometió a una nueva evaluación, luego de cual se ratificó el cumplimiento absoluto de la normativa y recibió la recertificación de calidad.

El Sello de Calidad INEN es la certificación de productos más confiable del país y se entrega a empresas que han cumplido los requisitos de calidad del producto, competencia técnica y sistema de gestión de calidad.

Así mismo, Agua de Quito tiene el Certificado de Conformidad emitido por SGS DEL ECUADOR, organismo externo encargado de realizar el muestreo y análisis del agua que se distribuye en los hogares capitalinos.

La Empresa mantiene un elevado índice de calidad de agua. Al cierre de julio, el indicador se ubicó en 99,94%, lo cual la ubica también como la primera que demuestra el cumplimiento completo de la norma 1108, es decir, que alcanza un 100% en cada uno de los 69 parámetros de control.

Este indicador, junto a otros parámetros de gestión, también le permitió a EPMAPS recibir por segunda ocasión la certificación Aquarating, un reconocimiento internacional que entrega el Banco Interamericano de Desarrollo y la International Water Association, y que avala que la capital ecuatoriana tiene excelencia en prestación de servicios, calidad del agua y cuidado de fuentes hídricas.

Agua de Quito monitorea la calidad del agua en todas las fases del recorrido del agua: desde las fuentes (agua cruda), la conducción, el proceso de potabilización, en plantas de tratamiento, en los tanques de distribución y en los domicilios para garantizar que el agua de Quito pueda consumirse directamente de la llave.

Anualmente, la EPAMPS realiza más de 18.000 análisis en su Laboratorio de Control de Calidad –L3C-, que es avalado por el Servicio de Acreditación Ecuatoriana (SAE) con la certificación ISO 17025. En el moderno laboratorio se realizan estudios microbiológicos de los protozoarios, Cryptosporidium y Giardia que provocan enfermedades gastrointestinales.

Además, cuenta con un equipo de catadores de agua (jueces sensoriales) entrenados exclusivamente para el control organoléptico que permite garantizar el sabor del producto y la completa satisfacción del usuario.

En este sentido, EPMAPS recuerda a sus usuarios que no es necesario hervir el agua de Quito ya que en el ese proceso se eliminar los componentes que la protegen. Recomienda también controlar el óptimo estado de las tuberías internas, así como la limpieza frecuente de los tanques cisternas.

Menú
error: Content is protected !!